Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

8 Razones por las que nunca te arrepentirás de viajar

8 Razones por las que nunca te arrepentirás de viajar

Por mucho que la gente diga que se muere de ganas por irse al extranjero y «ver el mundo», después tiende a poner todo tipo de excusas para no viajar. Las preocupaciones relacionadas con el dinero, la soledad, los conocimientos de idiomas o el no saber a dónde ir, ponen los planes en espera y hacen que se queden frustrados en su casa en lugar de viajar al extranjero o hacer un intercambio de estudios.

La buena noticia es que, aunque te asuste la idea de un viaje al extranjero, tomar la decisión de hacerlo enriquecerá tu vida mucho más de lo que te puedas imaginar. Para motivarte para que reserves ese billete, aquí tienes nuestra selección de razones –de las muchas que hay– por las que nunca lamentarás viajar al extranjero:

1. Ampliarás tus horizontes cultural y emocionalmente

Una de las mejores cosas de viajar es formar parte de un mundo que es diferente del tuyo propio; con nuevas comidas, un idioma diferente, otros protocolos sociales, y ritmos, religiones y costumbres cambiantes. Al principio, estas diferencias pueden resultar extrañas, pero déjate llevar por ellas. Te sorprenderá lo mucho que crece tu mundo después de conocer otro distinto.

2. Aprenderás la verdad que se encuentra en la frase «estamos todos juntos en esto»

Cuando estás en casa, tus problemas personales pueden parecer terriblemente duros. Afortunadamente, viajar es perfecto para tener una nueva perspectiva de la vida, y nos ayuda a darnos cuenta de que todas las personas del mundo (excepto aquellas que se enfrentan a situaciones extremas, como la violencia civil) experimentan diariamente el mismo tipo de complicaciones, tristezas y alegrías que nosotros. Ver esto no es nada aburrido, al contrario, ¡es increíblemente refrescante!

3. Tendrás cosas excelentes para incluir en tu currículum

Utiliza tus experiencias en el extranjero para darle sabor a tu currículum y que no sea tan típico. La vida en el extranjero –tanto si es un viaje largo o vives un tiempo en el extranjero– tiene un valor añadido para los expatriados que trabajan duro y los viajeros: pueden practicar un idioma extranjero, hacer un voluntariado para una buena causa y trabajar a tiempo parcial. Estas oportunidades no solo enriquecen tu experiencia, sino que aumentarán más adelante tu empleabilidad.

4. Practicarás tus conocimientos de idiomas

¿Quieres refrescar tu francés del instituto o tienes el deseo secreto de aprender japonés? Encauza esa energía en un viaje al extranjero y mejora tu nivel. Cualquier progreso es bueno y, si te quedas el tiempo suficiente, ¡pronto estarás cerca de dominar el idioma!

5. Aprenderás a comunicarte interculturalmente

Independientemente de que estés comprando productos frescos en un mercado, discutiendo una ruta de taxi o simplemente charlando mientras tomas el té, ¡la comunicación intercultural puede ser complicada! Pero también es muy gratificante. Con la práctica, pronto aprenderás a comunicar ideas complejas con más facilidad y a percibir las indicaciones de otras personas cuando intenten ayudarte a entender.

6. Saldrás de tu zona de comfort

Si hay una manera de seguir exactamente tal y como estás, es no desafiándote nunca a hacer algo realmente nuevo. Pero, ¿qué tiene eso de divertido? Claro, puede que te sientas cómodo y seguro, pero pronto todo esa comodidad y seguridad te enloquecerá. ¿El secreto? Experimentar dificultades y aprender a superarlas. No hay reglas que definan lo que es una «dificultad buena», podría ser cualquier cosa; hablar con extraños, viajar en solitario o visitar un país desconocido, o incluso vivir en él. Una vez que hayas hecho esto, ¡el siguiente reto parecerá mucho más fácil!

7. Verás que aprendes algo de los “malos momentos”

Aventurarse a salir de la zona de confort no siempre está exento de problemas. En ocasiones, puede que se sienta soledad y confusión, o que se tengan que afrontar problemas más tangibles, como perder el pasaporte o quedarse sin dinero. Por supuesto, estas experiencias no están en tu lista de favoritas, pero recuerda, una vez que la picadura deje de escocer, habrás aprendido algo valioso: a confiar en tu instinto, a hablar con otros viajeros en el albergue o a decir sí a nuevas situaciones.

8. Crearás recuerdos para toda la vida

Si hay algo que ha atraído a los viajeros a lo largo de los siglos, son los recuerdos que deja el viaje. Los bonitos paisajes, las comidas raras, el disfrutar de la naturaleza o el preciso momento en que se hace una nueva amistad; los recuerdos de tu viaje al extranjero seguirán contigo mucho tiempo después de que se haya secado la tinta de tu pasaporte.

¿Listo para tu próximo viaje?Conoce más

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Idiomas