Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

5 motivos para darle a tus hijos las mejores oportunidades

5 motivos para darle a tus hijos las mejores oportunidades

Sabemos lo mucho que te gusta ver cómo tus hijos crecen, cambian, aprenden y desarrollan sus propias opiniones. También puede ser que te inquietes al ver cómo avanzan a pasos agigantados hacia la edad adulta, y que desees tenerlos bajo tu protección durante toda la vida. No es fácil ver a los hijos convirtiéndose en adultos. Pero, ¿sabes qué es todavía más duro? No dejar que desarrollen todo su potencial. Además de aspectos fundamentales tales como la educación, la nutrición y el amor, las estancias en el extranjero son una valiosa inversión en el futuro de tus hijos, sobre todo teniendo en cuenta el mundo global y cada vez más cambiante de hoy en día.

Aunque tú no tuvieras la oportunidad de viajar, estudiar o vivir en el extranjero en tu juventud, aquí tienes cinco motivos para dar esa oportunidad a la siguiente generación:

1. Deja que conozcan a su tribu

Por muy agradables que sean tu casa, tu barrio y tu entorno, el mundo es mucho más que nuestras vidas e interacciones cotidianas. Las investigaciones han demostrado una y otra vez que las relaciones, más que beneficiar nuestra situación económica o posición social, son fundamentales para aumentar nuestra felicidad. Los jóvenes tienen en todo momento la necesidad básica de encontrar a su «gente». Los grupos sociales son lo más importante a medida que una persona joven madura, y el apoyo (o falta de apoyo) de los mismos puede cambiar su perspectiva sobre sí mismos y sobre su lugar en el mundo. Es maravilloso que tu hijo cuente con gente importante para él o ella en casa —padres, resto de familiares y amigos de la familia—, pero no es lo mismo su «tribu» que la gente que les rodea en su vida ordinaria. Las personas que formen parte de la tribu de tu hijo o hija compartirán con ellos sus mismos intereses y objetivos, y mejorarán su autoestima.

Cuando viajan y estudian en el extranjero, los jóvenes tienen la tendencia natural de pasar tiempo con compañeros que tengan sus mismos valores e intereses. Esta etapa de la vida de una persona joven puede ser intensa y complicada, y lo más probable es que sigan en estrecho contacto con su «tribu» durante el resto de sus vidas.

2. Ayúdales a sentirse como en casa en cualquier lugar, con cualquier persona

Una de las cosas que cuentan los estudiantes de intercambio, los expatriados y los que pasan períodos largos en el extranjero es que, a pesar de las diferencias culturales y lingüísticas, los seres humanos somos todos iguales. Ahora mismo, es posible que tu adolescente o joven adulto no se dé cuenta de eso. A primera vista, desde lejos, o a la luz de las noticias o del smartphone, puede parecer que tenemos muy pocas cosas en común con la gente de China, Singapur, Australia, Estados Unidos, Francia, Argentina o Sudáfrica. Pero, si permites que tus hijos vivan, estudien y hagan amigos en cualquiera de estos lugares (¡o en otros!), te encantará observar cómo se multiplica su mundo y su empatía por los demás.

3. Ayúdales a mejorar sus habilidades lingüísticas

Pasar un tiempo en el extranjero es la mejor manera de aprender un idioma y adquirir confianza para comunicarse. Las lecciones de idiomas y de la vida tienen un valor incalculable y, en el mundo y el mercado laboral actuales, ser bilingüe —y bicultural— supone una clara ventaja. Esto implica que aquellos jóvenes que no hablen otro idioma a nivel profesional —y no tengan el conocimiento cultural que eso conlleva— corren el riesgo de quedarse fuera del circuito si desean trabajar y vivir en otro país. Los beneficios de aprender un idioma son innumerables: desde el aumento de la capacidad intelectual a la disminución del riesgo de padecer demencia y la posibilidad de tener un futuro internacional.

4. El planeta parecerá más pequeño y las oportunidades estarán más cerca

Tras este primer salto a la vida en otro país, será mucho más fácil imaginar nuevas oportunidades. Créenos: ese nerviosismo que experimentará al principio tu hijo o hija desaparecerá pronto a medida que se adapte a su vida en el extranjero. Y, más adelante, ellos mismos mostrarán interés en nuevas iniciativas. Esa confianza procede de la ruptura de la idea de que somos diferentes en lo esencial (ver punto 2) y de la energía motivadora que aporta el aumento de la autoestima tras superar un reto

5. Dales las habilidades de liderazgo que necesitan

Ahora, más que nunca en la vida de tu hijo o hija, la gente está dividida política y socialmente. En muchos lugares del mundo, la ansiedad y las emociones están desatadas. Tu hijo o hija forma parte de la próxima generación de pensadores, políticos, padres, líderes y agentes de cambio cuyas contribuciones cambiarán el curso de lo que queda de siglo. Los jóvenes tienen que estar preparados con las habilidades necesarias para contribuir y modelar de forma efectiva el mundo que han heredado; pasar tiempo en el extranjero es una manera maravillosa de desarrollar esas habilidades.

Los viajes, la inmersión cultural y el aprendizaje de idiomas fomentan la independencia, la creatividad y el pensamiento creativo, la amplitud de miras, la capacidad para resolver problemas, la interacción social y las habilidades lingüísticas; todo ello ayuda a crear líderes, pensadores y ciudadanos capaces de reflexionar de manera crítica y contribuir de manera positiva.

Aprovecha la oportunidad de estudiar en el extranjero con EFConoce más

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Idiomas