Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

10 Razones para amar la ciudad de Sídney

10

Definitivamente hay algo sobre Sídney. Mientras que otras ciudades pueden tener un ambiente similar, cuando estás en Sídney sabes que es especial. Con increíbles playas, café excepcional, maravillas naturales, vida salvaje y tierra vinícola, aquí hay diez razones (¡entre muchas más!) Para amar Sídney.

  1. Ballenas

¿Visitar una ciudad donde puedes ver ballenas? ¡Sí, por favor! Durante el solsticio de invierno, la temporada de migración de la ballena jorobada, aumentan las posibilidades de ver a estas criaturas inolvidables. Los principales lugares de observación de ballenas en Sídney son el mirador de North Head, South Head, Shark Island y el Hornby Lighthouse cerca de Watsons Bar.

  1. El paraíso de los amantes del teatro

El calendario de presentaciones de Sydney se encuentra entre los mejores de Australia. Desde teatro profesional hasta teatro independiente, hay obras de teatro todos los meses del año. Sydney Theatre Company, Belvoir St Theatre, Griffin Theatre y Bell Shakespeare se encuentran entre las compañías más conocidas de la ciudad, y cuentan con el apoyo de docenas de compañías y productores de teatro independientes cuyo trabajo lo mantendrá hablando por mucho tiempo.

  1. El puerto

Que podemos decir de Sydney Harbour (o, para obtener puntos extra en una noche de trivia, Port Jackson, su nombre oficial) es asombrosamente hermoso. Su gran tamaño y multitud de bahías y playas cambian su aspecto mientras exploras. Una forma memorable de experimentar el puerto es tomar uno de los muchos servicios de ferry de la ciudad. Nos encanta el viaje en Manly Ferry, un viaje de 15 minutos a través del puerto hasta el vecindario del mismo nombre.

  1. Taronga Zoo

Mientras hablamos del puerto de Sydney, ¿por qué no tomar un ferry al zoológico de Taronga? Está en un entorno natural de matorrales frente a Circular Quay. En resumen, además de sus fantásticos programas de conservación y bienestar animal, el zoológico de Toronga es uno de los zoológicos más espectaculares del mundo, con innumerables rincones para contemplar ese increíble puerto y disfrutar de un almuerzo tipo picnic.

  1. Mares Naturales

Las playas de Sydney parecen estar obsesionadas con las albercas de rocas e incluso son de agua salada de tamaño natural talladas en sus paredes rocosas. Estos dan un brillo a la playa y atraen a nadadores de todas las edades.

  1. Vida de las aves

Las ciudades australianas pueden ser ruidosas para los visitantes, especialmente aquellas de países con, digamos, menos vida salvaje que las de Australia. Sydney no te decepcionará en el frente de observación de aves, con un coro de pájaros que ofrecen un gran espectáculo durante todo el día. En poco tiempo escucharás (y verás) cacatúas, loritos, kookaburras, rosellas e ibis; ¡los últimos no te cantarán una canción, pero pueden robar tu almuerzo en el parque si no tienes cuidado!

  1. Aventura

Sydney es una ciudad de aventuras ocultas (y no tan ocultas). Elija desde el BridgeClimb hasta la cima del Sydney Harbour Bridge a 134 metros sobre el nivel del mar; paseo en lancha en el puerto, visitando el Treetop Adventure Park para experimentar sus más de 100 aventuras con cuerdas altas, visitando el túnel vertical iFly Downunder (como paracaidismo, pero en interiores) y mucho más. ¿Prefieres el agua? Sydney también ofrece lugares para parasail, balsa de aguas bravas, buceo y cañón. ¡Uf!

  1. Paraíso del café

El café australiano necesita una pequeña introducción (y la obtendrás rápidamente después de aterrizar en las costas australianas). Una vez que hayas aprendido el término para tu estilo de café favorito, verás cómo Sydney se mejora con cada taza que pasa. Para comenzar, prueba los lattes, y el café negro en un recorrido con cafeína por las extravagantes librerías, cafés y museos de Surry Hills, Leichhardt, Newtown, Coogee, Paddington, Glebe y Darlinghurst.

  1. Vino y nieve

Los fines de semana largos son fáciles de llenar en Sydney. La ciudad está convenientemente ubicada cerca de las regiones vinícolas de Hunter Valley, Southern Highlands, Orange y Mudgee, que rebosan de puertas de bodega, magníficos bed and breakfast y restaurantes gourmet. ¿No eres fanático del vino? Lo creas o no, ¡puedes esquiar y hacer snowboard en Australia! Perisher Blue (la estación de esquí más grande del hemisferio sur) y Thredbo (la más famosa de Australia) están justo en la puerta de Sydney.

  1. Comida

La comida internacional realmente encontró su punto dulce en Sydney. Come de todo el mundo, desde América Latina (en Liverpool Street) hasta Italia (en Leichhardt), Vietnam (en Marrickville) o Líbano (en Granville). El brunch es otra subcategoría de la escena gastronómica de Sydney que merece mención: aguacate apilado sobre masa fermentada, huevos exactamente como te gustan, panqueques esponjosos, champiñones, queso de cabra, pasteles, frutas y esos cafés australianos. Simplemente perfecto.

 

Aprende ahora, viaja despuésComienza aquí

¿Quieres estudiar un idioma en el extranjero? Pide una revista EF gratis

Aprender más