Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

Tu guía para mudarte al extranjero: 10 cosas que debes hacer antes de viajar

Tu

Mudarse al extranjero es una de las cosas más interesantes y emocionantes que puede hacer una persona, pero eso no quiere decir que se pueda hacer rápidamente o sin pensarlo. Ya sea que vayas al extranjero para aprender un nuevo idioma, trabajar o estudiar, tomarse el tiempo para prepararse y predecir algunas de las dificultades que puedes enfrentar mientras estás fuera, es completamente necesario.

1. Investiga tu destino

¿No estás seguro de a dónde quieres ir? Sumérgete en atrapantes jornadas de estudio en línea sobre tu futuro destino. Investiga la cultura, gente, comida, ciudades interesantes, maravillas naturales y, por supuesto, el idioma. Si no lo hablas, planea tomar al menos un curso básico antes de llegar. Después, una vez inmerso en la cultura local, tu fluidez y habilidades de comunicación mejorarán enormemente, pero tu confianza durante esos primeros días será mucho mayor si lo planificas de antemano.

2. Conoce tus opciones de visa

Si te mudas a un país que requiere tener visa, estudia y solicita la visa a largo plazo más ventajosa para tu situación. Por ejemplo, los viajeros que no trabajarán en su destino pueden estar satisfechos con una visa de turista, mientras que aquellos que desean estudiar o trabajar necesitarán una visa que les permita realizar esas actividades.

También debes tener claro el proceso de renovación de visa: ¿puedes hacerlo desde dentro del propio país? ¿Necesitas volver a tu país de origen? ¿O puedes salir y renovar temporalmente tu visa al regresar? Saber esto de antemano te ayudará a evitar cambios inesperados de planes.

3. Ahorra tanto dinero como puedas

Mudarte al extranjero tiene una lista de costos asociados, así que es mejor planificar con anticipación y comenzar a ahorrar.

Existen:

  • Visados y costos (incluido viajes potenciales) de renovación
  • Renovación del pasaporte (algunos países requieren hasta 12 meses de validez)
  • Boletos de avión (de ida y posible regreso)
  • Seguro de viaje en el extranjero
  • Vacunas y controles de salud
  • Medicamentos recetados (es genial tenerlos a mano)
  • Arriendo y depósito por adelantado para tu nuevo hogar
  • Posibles muebles u otros artículos que puedas necesitar
  • Reembolsos obligatorios o seguro de automóvil que puedas tener en tu país de origen
  • Costos de vida en general (si no vas a trabajar) o para apoyarte (mientras buscas trabajo)
  • Y más…

4. Deja un rastro de papel

Asegúrate de tener copias impresas y digitales de todos tus documentos personales y de salud importantes (como tu certificado de nacimiento, pasaporte, títulos, seguro de viaje, historial médico y tarjeta de vacunación). Tenlos contigo en todo momento en internet y entrégale copias a un amigo o familiar de confianza. De esa manera, ahorrarás tiempo y estrés si necesitas proporcionar estos documentos rápidamente.

5. Hazte controles de salud

Si bien, por supuesto, habrá médicos a donde vayas, es una excelente idea irse sabiendo que estás en plena forma física. Por lo tanto, programa una cita con el dentista, el médico de cabecera y cualquier otro profesional de la salud que veas habitualmente (quiropráctico, oculista, dermatólogo, etc.).

6. Ata los cabos sueltos

Llama a tu compañía telefónica, gimnasio y otros proveedores de servicios con bastante anticipación para cancelar tus suscripciones. Notifica a tu banco sobre tus planes, cancela cualquier depósito directo que puedas tener e infórmate sobre las tarifas y los cargos a tus tarjetas de débito y crédito. Redirige tu correo a la casa de un amigo o familiar y decide si venderás o guardarás tu auto (y qué plan de seguro tomarás si lo conservas).

Más tarde, decide qué pertenencias llevarás contigo y qué más venderás o almacenarás. También deberás ceder o subarrendar tu casa o apartamento (¡lo cual es particularmente importante para no recibir una factura sorpresa de servicios públicos cuando regreses!).

7. Cultiva tu salud emocional

A medida que se acerca la gran fecha de partida, es probable que experimentes olas de emoción, estrés, confianza y preocupación. Debes saber que esto es normal. Asegúrate de comunicarte con tus amigos, verlos con frecuencia, volver a visitar los lugares favoritos de tu ciudad, escribe, lee, contempla y prepárate emocionalmente para el cambio que se avecina.
Si puedes, haz una fiesta de despedida. Si crees que las reuniones más pequeñas con grupos selectos de amigos son más tu ambiente, también está bien. Haz lo que tengas que hacer para sentirte preparado.

8. Haz nuevas conexiones

Recuerda: ¡otros han caminado el mismo camino antes que tú! Para aprender de sus experiencias, comunícate con amigos de amigos y únete a grupos en las redes sociales para expatriados en tu país elegido. Serán una fuente invaluable de información sobre vecindarios excelentes para vivir, experiencias con empleadores, salud, choque cultural y cualquier otra duda que surja.

9. Explore su vecindario

Cuando hayas encontrado un lugar para vivir, tómate un momento para conocer realmente tu vecindario. Hay cosas obvias a considerar (supermercado, farmacias, clínicas de salud, parque, peluquería, gimnasio) pero también otros aspectos más locales. Estamos hablando de la panadería, la quesería, la confitería, la tienda de segunda mano, la cafetería y cualquier cosa artesanal. Es seguro que personajes interesantes se encuentran en estos lugares y pasarás tiempo observando a la gente y practicando tu nuevo idioma. Con todo, estos serán algunos de tus recuerdos favoritos.

10. Ten un objetivo en mente

Es sorprendentemente fácil desperdiciar tiempo en el extranjero y luego enfrentarse a la fecha del vuelo de regreso antes de que estés completamente listo para volver. Antes de partir, y nuevamente de vez en cuando durante tu viaje, pregúntate qué es lo que realmente te gustaría obtener de tu experiencia en el extranjero.
¿Es una oportunidad para viajar tanto como sea posible? ¿Sentirte seguro en tu idioma elegido? ¿Trabajar en una empresa extranjera? ¿Voluntariado? ¿Conocer la cultura de tus antepasados? ¿Estudiar en la Universidad? ¿Conseguir experiencia vital antes de volver a estudiar? Recordarte a sí mismo por qué elegiste mudarte al extranjero te ayudará a tomar excelentes decisiones sobre cómo pasar tu tiempo en el extranjero. Y eso te hará sentir más satisfecho y orgulloso de ti mismo cuando llegue el día de volver.

Hay muchas cosas que hacer antes de irse, y otras que debes considerar durante tu ausencia. Pero la preparación merece la pena. Con un poco de planificación, tu experiencia en el extranjero se desarrollará sin problemas y será recordada positivamente durante toda tu vida.

Vive una experiencia en el extranjeroExplora aquí