Resumen Ejecutivo

En el mundo actual, el idioma inglés demuestra un fuerte impacto de red: cuanta más gente lo usa, más útil es.

Más de mil millones de personas hablan inglés como primer o segundo idioma, y cientos de millones más como tercero o cuarto. Para empresas en expansión, jóvenes graduados, científicos e investigadores, y turistas internacionales, el dominio del inglés expande horizontes, reduce barreras y acelera el intercambio de información. Los incentivos para aprender inglés nunca habían sido más grandes.

Y aún así, la demanda por el dominio del inglés supera por mucho a la oferta. Los sistemas educativos financiados en respuesta a la primera revolución industrial todavía se tienen que adaptar a las demandas de la cuarta revolución. Una cultura de aprendizaje de carga frontal deja poco tiempo para que los adultos adquieran nuevas habilidades. El crecimiento de la economía temporal demanda que las personas hagan una transición rápida de las oportunidades en declive a las oportunidades emergentes.

Con frecuencia, vemos el dominio del inglés presentado como una ventaja competitiva, pero nuestro análisis sugiere que es igualmente significativo por las conexiones que permite. Estas conexiones pueden ayudar para que las personas encuentren mejores trabajos o para que inicien sus propios negocios, pero también son valiosas intrínsecamente. La conexión es una de las características que definen al ciudadano global: curiosidad, contacto y un sentido de responsabilidad compartida más allá de las fronteras individuales, y hablar inglés en la actualidad tiene que ver con la conexión.

Este informe investiga cómo y dónde se está desarrollando el dominio del inglés en el mundo. Para crear la novena edición del Índice del Dominio del Inglés de EF, hemos analizado los resultados de 2,3 millones de adultos que realizaron nuestras pruebas de inglés en 2018.

Nuestros principales resultados son los siguientes:

El dominio del inglés está mejorando

El inglés y la innovación van de la mano

Los países con un alto dominio del inglés son más justos y abiertos

La tecnología difunde el inglés

Los adultos de 20 a 29 años hablan el mejor inglés

Los directores hablan más inglés

Las industrias competitivas usan el inglés

Los que no hablan inglés se agrupan en puestos laborales específicos

La brecha de género se está cerrando

Las habilidades de inglés en Europa están polarizadas

Asia abarca todo el espectro

América Latina está dando un giro de 180°

África abarca lo alto y lo bajo

El Medio Oriente quedó mucho más rezagado

Conclusiones

El inglés es, por mucho, el segundo idioma más estudiado en el mundo.

Noventa y siete por ciento de los estudiantes de secundaria europeos lo están aprendiendo; es una materia obligatoria en escuelas en gran parte de Asia y América Latina; la mayor parte de los países en África usan el inglés como idioma de enseñanza; más del 90% de las personas que aprenden un idioma con EF cada año escogen estudiar inglés.

Sin embargo, a pesar de estas grandes inversiones públicas y privadas en la enseñanza del inglés, los resultados son frustrantemente disparejos. A menudo, los alumnos con años de educación en un salón de clases no pueden mantener una conversación. Por otro lado, los profesionales ven limitadas sus posibilidades cuando su conocimiento del inglés no está a la altura de sus ambiciones.

¿Por qué existe tal desajuste entre la oferta y la demanda del dominio del inglés? En gran parte es debido a la velocidad con la que el inglés aumenta su valor en el trabajo. En 1989, internet no estaba disponible para el público, y el inglés, cuando se enseñaba, se ofrecía junto con otras opciones. Adelantando 30 años, nuestro mundo hiperconectado usa el inglés como lengua común. Según Cambridge English, tres cuartas partes de las empresas en todo el mundo dicen que el inglés es importante para sus negocios. Los estudiantes que asistieron a la escuela en 1989 y en las décadas anteriores son el corazón de la fuerza laboral global. Algunos hablan suficiente inglés, muchos no.

Haga clic aquí para conocer a su maestro de inglés

La tecnología ha ayudado a crear este problema. También puede ayudar a resolverlo. Aunque se ha demostrado que no es eficaz regalar laptops a los niños, la verdadera digitalización, incluida la capacitación de los docentes en el uso de nuevas herramientas, es una enorme promesa en el salón de clases del idioma inglés. La tecnología educativa (Ed-tech) puede conectar a los estudiantes con materiales originales y módulos de práctica, lo que permite que los maestros individualicen la educación. Los bots conversacionales permiten que los estudiantes practiquen la conversación sin tener que esperar su turno en un salón grande. Los docentes pueden recibir apoyo específico sobre la materia, capacitación y desarrollo profesional con mayor consistencia.

En países sin suficientes maestros de inglés calificados, que es la vasta mayoría de ellos, un dispositivo cargado con material educativo y una IA puede permitir que, eventualmente, los estudiantes aprendan el inglés básico por su cuenta. Por ahora, la urgencia para capacitar a los docentes difícilmente puede ser exagerada. De nuevo, la tecnología puede ayudar. Muchos ministerios de educación ya comprenden que, preparar programas de capacitación de docentes y mejorar las habilidades de sus docentes actuales, en inglés y en otras materias, deben ser sus mayores prioridades. Aprovechar la tecnología para dar capacitación a escala para maestros es una posibilidad real.

El estudiante eterno

Los cerebros de los niños están particularmente bien adaptados para aprender idiomas, pero la idea de que los adultos no pueden aprender inglés ha sido totalmente refutada. En una sociedad de rápida evolución, no podemos esperar aprender todo lo que necesitamos saber en la primera cuarta parte de nuestras vidas para tener carreras exitosas en las siguientes tres cuartas partes. Con el cambio en el mundo del trabajo, un cambio cultural fundamental hacia el aprendizaje durante toda la vida es tanto necesario como inevitable.

La promesa de la tecnología es, en todo caso, incluso mayor para los adultos. La flexibilidad del aprendizaje de inglés en línea se adapta perfectamente a la capacitación corporativa y a la mejora de las habilidades personales. Una red distribuida de docentes puede dar acceso a los adultos a una educación de mayor calidad que la que tienen disponible localmente, y por un precio menor. Las microcredenciales reconocidas universalmente para la capacitación en inglés ayudan a reafirmar a los profesionales y patrocinadores del gobierno acerca de la calidad de los cursos en los que están invirtiendo.

El mito de rápido y fácil

Internet está contaminado con publicaciones en blogs que ofrecen tres consejos fabulosos, cinco pasos fáciles y 10 cosas geniales que cualquiera puede hacer para aprender inglés. Si fuera tan sencillo, no habría demanda de angloparlantes porque todos ya lo serían. La realidad es que un adulto que no habla inglés necesitará al menos 600 horas de educación de alta calidad y 600 horas de práctica conversacional para dominar el inglés suficientemente bien para el trabajo promedio. Las personas cuyo idioma nativo es muy diferente del inglés, que requieren habilidades avanzadas de inglés o que no tienen experiencia aprendiendo idiomas extranjeros, van a necesitar un poco más de tiempo.

El mito del aprendizaje rápido y fácil de un idioma frustra a los estudiantes individuales cuando su progreso no coincide con sus expectativas. Muchos escogen un curso de inglés con unas cuantas horas de clase a la semana pensando que será suficiente. La mayoría se dan por vencidos mucho antes de alcanzar la marca de las 1.200 horas. El mito también hace que los empleadores y gobiernos que invierten en capacitación en inglés a gran escala se desanimen. Optan por programas menos extensos y programas que no brindan la oportunidad de hablar inglés realmente. La etiqueta de bajo precio es atractiva hasta que miden los resultados. La eficacia de las inversiones públicas y privadas mejoraría si se elimina el mito de que se puede aprender un idioma en poco tiempo y sin mucha práctica.

Hablar el mismo idioma

En todo el mundo, muchos enfrentan conceptos comunes equivocados acerca de las escuelas de enseñanza en inglés. Usar el inglés como idioma de educación tiene mucho sentido, desde luego, en comunidades donde los estudiantes hablan inglés en casa, o como parte de un genuino programa de educación bilingüe, pero crea problemas en los demás lugares. Una gran y definitiva cantidad de investigaciones muestran que, para llegar a ser adultos alfabetizados y con habilidades matemáticas, los estudiantes deben aprender a leer y escribir en su idioma nativo. Esa conclusión suena perfectamente obvia a los nativos del mandarín, el español y otros idiomas de estatus alto, pero para los nativos de cientos de idiomas de estatus bajo, no hay una oferta de educación en su idioma nativo.

Recomendaciones

La mayoría de las organizaciones e individuos están convencidos de las ventajas del dominio del inglés en el mundo moderno. Pero no todos saben cómo llegar ahí.

La demanda de software, sitios, clases y programas de estudio en el extranjero para aprender inglés nunca había sido tan alta. La gente no está segura de cómo mejorar el dominio del inglés en sus organizaciones, en sus países, en sus escuelas y para sí mismos. Muchos han gastado tiempo y dinero en esquemas que no dan resultados. Muchos están frustrados por las oportunidades que han perdido. La verdad es que no hay una solución única que funcione en cada situación, pero hay patrones que caracterizan a los programas de inglés más exitosos.

Para las empresas

  • establecer objetivos realistas que consideren las horas necesarias para cerrar la brecha entre los niveles de dominio actuales y los deseados para cada individuo
  • usar plataformas que faciliten el contacto frecuente entre equipos en países diferentes
  • crear equipos diversos y multinacionales en todas las funciones, incluida la oficina interna
  • examinar a toda la fuerza laboral para identificar debilidades estratégicas en el inglés
  • capacitar a los empleados usando un programa de estudios de inglés específico para el puesto
  • aprovechar la tecnología para brindar un aprendizaje flexible a escala
  • establecer estándares mínimos de dominio del inglés para diferentes funciones y examinar que esos estándares se están cumpliendo
  • contratar buenos oradores angloparlantes
  • recompensar a los empleados que invierten tiempo en mejorar su inglés
  • animar a los ejecutivos y gerentes para que lideren con el ejemplo, compartiendo sus experiencias como estudiantes de inglés

Para gobiernos y autoridades educativas

  • considerar las horas disponibles en el programa de estudios y el nivel de desempeño que se logrará en cada uno de los principales hitos educativos
  • usar una evaluación de base amplia tanto para docentes como para estudiantes para tener un punto de referencia en el inicio y dar seguimiento al progreso con el tiempo
  • ajustar los exámenes de entrada y salida para que evalúen las habilidades de comunicación en inglés
  • incluir el inglés en los programas de capacitación para todos los maestros nuevos
  • volver a capacitar a los maestros de inglés en métodos de enseñanza comunicativa si originalmente fueron capacitados con otros métodos
  • garantizar que el inglés sea enseñado solo por personas que hablan el idioma con suficiente fluidez para enseñarlo
  • establecer un nivel mínimo requerido para enseñar inglés, examinar a los instructores regularmente y capacitar a los que no alcancen la marca
  • enseñar a los niños a leer y escribir primero en su idioma nativo
  • evaluar las habilidades de inglés de todos los servidores públicos y proporcionarles capacitación si es necesario, no solo para sus trabajos actuales, también para sus carreras
  • proporcionar enseñanza del idioma inglés en centros de trabajo y en programas de reducción del desempleo
  • dar acceso a los adultos a programas de aprendizaje durante toda la vida
  • garantizar que los cursos de idiomas para adultos financiados por el gobierno duren el tiempo suficiente y sean suficientemente intensivos para que los estudiantes cumplan sus objetivos
  • desarrollar microcredenciales estandarizadas que certifiquen la calidad del curso y mejoren la portabilidad de habilidades
  • permitir que la televisión y las películas sean en el idioma original, con subtítulos en vez de doblaje

Para docentes, escuelas y universidades

  • enseñar inglés usando una metodología basada en la comunicación
  • dar a los estudiantes oportunidades frecuentes para que hablen inglés a través de actividades como clubes de inglés, días temáticos, hermandad entre salones de clases, excursiones escolares y oradores invitados
  • proporcionar un foro para que los docentes compartan mejores prácticas y reciban consejos acerca de la enseñanza eficaz del inglés
  • dar a los docentes una ruta directa para mejorar su inglés
  • incluir requisitos de dominio del inglés en todas las carreras universitarias
  • permitir que las materias sean impartidas en inglés si tanto el docente como los estudiantes cumplen con el requisito del nivel de inglés

Para personas

  • jugar el juego a largo plazo: planificar los cientos de horas que lleva pasar de un nivel de dominio al siguiente
  • estar consciente de la creciente competencia en diferentes etapas y celebrar sus éxitos
  • estudiar inglés todos los días, aunque sea durante unos cuantos minutos
  • estudiar en sesiones de 20 a 30 minutos y no por horas a la vez
  • establecer objetivos específicos y alcanzables, y escribirlos
  • memorizar el vocabulario relevante para su trabajo o campo de estudio y empezar a usarlo inmediatamente
  • practicar la conversación, aunque sea leyendo un libro en voz alta
  • ver la televisión, leer o escuchar la radio en inglés
  • al viajar a un país angloparlante, hablar tanto como sea posible
EF EPI Resumen ejecutivo