Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

10 razones por las que tienes que conocer Brisbane

10 razones por las que tienes que conocer Brisbane

10 razones por las que tienes que conocer Brisbane. Hay una ciudad australiana que tienes que visitar, y no es Sídney. Brisbane, la capital de la playera Queensland, es una ciudad que tiene el tamaño perfecto. Estas son las razones por las que amar Brisbane:

  1. El ambiente despreocupado

La mayoría de los australianos te dirán que su ciudad es un lugar relajado para vivir, pero «Brissie» lo es de verdad. ¡Créenos! Tal vez sea porque está cerca de la playa y de varios parques nacionales, o porque el clima es prácticamente siempre soleado. Sea cual sea el ingrediente secreto, Brisbane lo tiene. Si quieres aprender inglés en un lugar donde el estilo de vida es totalmente despreocupado, esta ciudad es una opción fantástica.

  1. El río

El sinuoso río Brisbane llega a muchos de los barrios de los alrededores, aunque es especialmente bonito a su paso por el centro de la ciudad. Aquí serpentea entre varios lugares de interés de la ciudad, como la playa recreativa y los parques de South Bank, los jardines botánicos y los rojos acantilados de Point. Los catamaranes de City Cats pasan volando por las aguas, conectando estos destinos (y muchos más) con los campus universitarios y los barrios del centro de la ciudad.

  1. El centro de la ciudad

Ve a pasear después de clase por el West End para disfrutar del moderno ambiente de cafeterías, relájate en el Musgrave Park o en South Bank, o cruza el puente de Victoria que llega hasta el centro de la ciudad. Una vez ahí, vete de compras al Queen Street Mall, disfruta de un pícnic en los hermosos jardines botánicos de 20 hectáreas de la ciudad, con manglares y cuidadas zonas de césped, o ve en carril bici hasta el Eagle Street Pier, donde los restaurantes y bares cobran vida por la noche.

¿Te gusta el arte y la interpretación? El centro de Brisbane alberga varias galerías, museos y salas de espectáculos, como la Galería de Arte Moderno, el Complejo de Artes Escénicas, el Museo de Queensland y el Centro de Artes Metropolitano, todos ellos con infinidad de programas durante todo el año.

  1. New Farm Park

Justo al lado del río se encuentra el New Farm Park: con 37 hectáreas de parques y áreas para hace pícnics, es el parque más antiguo y grandioso de Brisbane. Lleno de jardines, áreas de juego infantiles e higueras de Bahía de Morteon de siglos de edad, el New Farm Park es perfecto para pasar el fin de semana o una tarde soleada. Además, está cerca de The Powerhouse, un excelente centro de rendimiento de Brisbane. Se puede llegar fácilmente al New Farm Park en transporte público desde el centro de la ciudad, con City Cat o en autobús. Solo necesitas algo para picar, una manta de picnic, algunos amigos… ¡y tal vez un frisbee!

  1. Playas espectaculares de norte a sur

Desde Brisbane, tienes la Gold Coast al sur y la Sunshine Coast al norte. Sus nombres lo dicen todo: en estas dos franjas costeras encontrarás algunas de las playas más impresionantes que jamás hayas visto. Y seguro que hay una perfecta para ti, tanto si tu día de playa ideal consiste en practicar body boarding, construir castillos de arena gigantescos o comer enormes conos de helado al atardecer.

  1. Poco equipaje

¡Gracias a su clima cálido y sus cielos despejados no hace falta que lleves mucho a Brisbane! Así es: olvídate del equipo de esquí, los suéteres voluminosos, la ropa interior larga, las botas y las chaquetas. Solo togs y thongs (para aquellos que no sean conocedores del argot australiano, eso sería el traje de baño y las chanclas), camisetas de algodón, pantalones cortos, vaqueros, vestidos ligeros y un sombrero para el sol.

  1. Parques temáticos

Los amantes de las montañas rusas se lo pasarán genial al sur de Brisbane. A lo largo de la Gold Coast hay un parque temático tras otro: Dreamworld, Movieworld, Seaworld, WhiteWaterWorld y Wet n Wild Water World. Con atracciones espeluznantes y otras más suaves para los menos osados, es una opción fabulosa para los fines de semana.

  1. Montones de parques nacionales

Imagina maravillas naturales repletas de bosques de eucaliptos, lagunas, rutas de senderismo, arroyos, flores silvestres y lugares para acampar. Los parques nacionales de Tamborine, Lamington, Mt Barney y D’Aguilar son muy populares entre los turistas y los lugareños. Puedes alquilar un coche y pasarte un fin de semana largo haciendo senderismo, acampando, viendo el paisaje y probando los productos de los pintorescos cafés rurales que hay a lo largo del camino.

  1. Animales australianos

En el Australia Zoo —el legado de Steve Irwin— encontrarás animales australianos y de otros lugares del mundo. En los frondosos barrios periféricos de Brisbane también podrás ver cómo cobra vida el cielo al amanecer y al atardecer, cuando las cacatúas, las cucaburras, las cacatúas Galah y los murciélagos frugívoros nativos se despiertan y regresan a casa.

  1. Actividades al aire libre

Haz rappel y escalada en roca en los Kangaroo Point Cliffs, asciende a las montañas Glasshouse, surfea, acampa en Stradbroke Island y explora los numerosos parques estatales y nacionales de la región. Cuando tienes el campamento base en Brisbane, las actividades al aire libre son ilimitadas.

Aprende inglés en AustraliaComienza aquí

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes